Síndrome del Puerquito Carnicero

Síndrome del Puerquito Carnicero 

El “puerquito carnicero” es ese cerdito amigable esperando a ser cocinado para que no lo comamos, su imagen y logos se ven en las entradas de los locales de negocios de “carnitas” o en las carnicerías de carne de cerdo fresca, ¿lo ubicas?

 

Son esos cerditos rosados, tiernos que posan con cara sonriente esperando a terminarse de cocinar o en espera de ello mientras están dentro de un cazo, los puedes ver en los anuncios de dichos negocios que ofrecen tacos y gorditas de cerdo, donde se auto-invita a comerlo, pero no se da cuenta que lo dice.

Es curioso, ¿por qué un puerquito sonreiría si está dentro de un negocio en el que venden carne de cerdo? Es como si no entendiera que dentro de ese negocio lo lastiman  y lastimarán a sus iguales  e ignora de forma inocente e ingenua, que su imagen amigable cumple la función  de “comanme” dentro de este escenario sin darse cuenta. 

 

 

Imagina que el cerdito cobra vida, seguro podría decir algo como “A mí no me han hecho daño, dudo mucho que otros cerditos sean lastimados. Yo soy un cerdito y puedo decirles que no sufrimos violencia”. Al decir eso, la gente que lo escuchara podría pensar: “Claro, él sabe de lo que habla. Esos cerditos que se quejan de los carniceros deben ser unos exagerados.” 

 

Antes de reconocerme feminista tuve el Síndrome del Puerquito Carnicero y también ignoraba la violencia que sufrían otras mujeres, sin pensar que yo podría ser víctima de ello en un futuro. Fui la cara amigable que decía que el machismo era un mito y cumplía una función útil al sistema patriarcal.

Este Síndrome, sucede cuando el privilegio nos nubla la empatía y pensamos que si no nos ha pasado a nosotrxs, no existe.

¿Cómo es posible que un puerquito que posa sonriente siendo la imagen de un espacio en el que se daña a los suyos?, decir que el machismo no existe es no voltear a  ver a nuestras hermanxs, ponte sus zapatos y descubre si tienes este síndrome o

¿alguien de tus conocidxs o amigxs reconoces sea posible candidato a este síndrome o ya descubriste que lo tienes?. Déjanos tus comentarios



Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *